Dr. Carlos Enrique Salgado T.

Especialista En Enfermedades Respiratorias
Centro Médico Imbanaco – Cali, Colombia

ASMA

¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad crónica del sistema respiratorio caracterizada por inflamación persistente de los conductos respiratorios (bronquios) que produce obstrucción al paso del aire. La inflamación también produce “hiperreactividad bronquial”. Esto significa que algunos estímulos, que en personas normales no tienen efectos significativos (ej. Aire frío, gases irritantes, infecciones bronquiales, etc.), en el paciente asmático producen aumento de la inflamación con incremento de la obstrucción.

La inflamación de los bronquios está presente permanentemente, aunque no haya molestias. Por esta razón el paciente debe ser supervisado de manera regular para decidir la necesidad de administrar tratamiento.

La obstrucción de las vías aéreas se manifiesta generalmente con sensación de opresión en el pecho con “silbido” y dificultad respiratoria. Sin embargo, algunos pacientes presentan sólo tos persistente.

Resumen: El asma bronquial es una enfermedad inflamatoria de las vías aéreas que se manifiesta generalmente con dificultad para respirar y silbido en el pecho. Ocasionalmente el síntoma predominante puede ser tos. El tratamiento debe darse no sólo durante los períodos de síntomas sino también puede requerirse durante períodos de aparente control y debe incluir drogas antiinflamatorias.

¿Son iguales todos los pacientes asmáticos?

No. Los pacientes asmáticos se clasifican, de acuerdo al número de medicamentos que requieren para lograr el control adecuado de sus síntomas.

     

    • Asma intermitente
    • Asma persistente leve
    • Asma persistente moderada
    • Asma persistente leve

     

El paciente puede cambiar de una a otra categoría de manera espontánea o como resultado del tratamiento. Se busca con el tratamiento que el paciente no presente ningún síntoma o alcance la categoría de “Intermitente” y que la mantenga por el mayor tiempo posible.

La frecuencia y severidad de los síntomas, así como las medidas de Función Pulmonar determinan la categoría del paciente (Tabla 1).

Tabla 1 - Clasificación del Asma por su severidad

* FEP: Se refiere a “Flujo Espiratorio Pico”. Es la medida de la mayor velocidad con la que el paciente es capaz de exhalar aire de sus pulmones y se mide con un aparato sencillo llamado “Flujómetro".

* VEF1: Se refiere a “Volumen Espiratorio Forzado en un segundo” y es el volumen de aire que el paciente es capaz de exhalar en el primer segundo después de llenar completamente sus pulmones. Para medirlo es necesario recurrir a un aparato llamado “Espirómetro” y para obtener resultados confiables sólo debe medirse en laboratorios especializados de función pulmonar supervisados por médico neumólogo.

Otra manera de clasificar a los pacientes asmáticos es de acuerdo al grado de control de su enfermedad (Tabla 2). A partir de cualquier grado de severidad un paciente con asma puede estar “No controlado”, “Parcialmente controlado” o “Controlado”. Lo deseable, y ciertamente posible en la gran mayoría de los pacientes, es lograr estar “Controlado”. Esto requiere generalmente el uso juicioso de los medicamentos indicados aún durante períodos en los que no haya síntomas.

Tabla 2 – Clasificación del Asma por su Grado de Control 

* FEP: Se refiere a “Flujo Espiratorio Pico”. Es la medida de la mayor velocidad con la que el paciente es capaz de exhalar aire de sus pulmones y se mide con un aparato sencillo llamado “Flujómetro".

* VEF1: Se refiere a “Volumen Espiratorio Forzado en un segundo” y es el volumen de aire que el paciente es capaz de exhalar en el primer segundo después de llenar completamente sus pulmones. Para medirlo es necesario recurrir a un aparato llamado “Espirómetro” y para obtener resultados confiables sólo debe medirse en laboratorios especializados de función pulmonar supervisados por médico neumólogo.

¿Cuáles son los componentes del tratamiento del asma?

Hoy se acepta que el tratamiento adecuado del asma tiene cuatro componentes:

1. Tener una óptima relación médico/paciente
2. Identificar y reducir al máximo los factores de riesgo
3. Calificar, manejar y hacer seguimiento de la enfermedad
4. Manejar las recaídas 

¿Cuáles son los medicamentos utilizados para el tratamiento del Asma?

Los medicamentos que se utilizan en el tratamiento del asma bronquial pueden clasificarse en dos categorías y, con pocas excepciones la vía de administración es la inhalatoria en ambas. Un error frecuente es creer que la vía inhalatoria sólo se utiliza en caso de síntomas; la mayoría de los medicamentos usados para la prevención de las crisis también se administran por vía inhalada.

     

    • Medicamentos Aliviadores: se utilizan de acuerdo a los síntomas, y
    • Medicamentos Controladores: se utilizan durante los períodos de estabilidad para prevenir los síntomas y las crisis

     

Algunos de los medicamentos pertenecen a ambas categorías (ver tabla 3). El tratamiento adecuado del asma bronquial debe incluir ambos tipos de medicamentos, con excepción de los pacientes que pertenecen al grupo de “Asma Intermitente” (primera categoría de la tabla 1) en quienes se recomienda utilizar medicinas sólo cuando hay síntomas.

Tabla 3 – Medicamentos utilizados para el tratamiento del Asma

 Vías de administración:

Además de las presentaciones tradicionales en tabletas, jarabes o inyecciones, los medicamentos para el asma bronquial pueden presentarse en forma de inhaladores. El sistema respiratorio permite la administración directa de drogas mediante su inhalación. Contrario a las creencias populares este método de administración es ventajoso por varias razones

     

    • El efecto es más rápido porque el medicamento va directamente a las vías aéreas sin tener que pasar por el sistema circulatorio 
    • Los efectos colaterales son mínimos o ninguno puesto que la cantidad de medicamento administrado es muy poca y no pasa a la circulación general 

     

Debe notarse que no todos los inhaladores son iguales ni cumplen la misma función. Hay inhaladores para ser usados durante las crisis y hay inhaladores para ser usados como medicinas para su prevención. La distinción debe ser clara puesto que administrarse un inhalador destinado a la prevención durante una crisis no produce ningún efecto benéfico y ocasionalmente puede empeorar la obstrucción.

Resumen: Hay dos categorías de medicamentos para el tratamiento del asma bronquial: los que tienen efecto predominantemente broncodilatador y los medicamentos antiinflamatorios. Los primeros se utilizan en general de acuerdo a los síntomas mientras que los últimos deben administrarse como tratamiento preventivo, aunque no haya síntomas. Cuando se utilizan adecuadamente, los medicamentos antiinflamatorios previenen las recaídas.

¿Cuál es la estrategia para utilizar los medicamentos?

La estrategia para la utilización de los medicamentos debe ser definida por el médico después de hacer un análisis profesional de la severidad de la enfermedad y de su grado de control. La meta de lograr un control completo (ver Tabla 2. “Controlada”) es deseable y alcanzable en la casi totalidad de los pacientes. Requiere esto una adherencia total a la formulación e indicaciones del médico, así como el cumplimiento de los 4 componentes del manejo anotados arriba. 

Principios generales aplicables a todo régimen farmacológico:

  • Debe contener siempre un corticoide inhalado de manera regular (con horario)
  • Según la severidad de la enfermedad y su grado de control, el corticoide inhalado puede estar acompañado de un agente β2-agonista de acción prolongada también inhalado de manera regular (generalmente estos agentes β2-agonistas vienen acompañados de los corticoides inhalados en el mismo dispositivo para facilitar el tratamiento)
  • Con excepción del paciente con “Asma intermitente” (Tabla 1) ningún régimen debe contener únicamente medicamentos aliviadores: es frecuente encontrar pacientes que erróneamente utilizan sólo medicamentos aliviadores a necesidad para su asma y los utilizan varias veces en el día. De esta manera no se logra control adecuado de la enfermedad ni se previenen recaídas que obliguen a consultas de urgencia.
  • El tratamiento del asma debe ser escalonado y guiado por el médico: 
  1. - Se incrementa rápidamente si no se logra el control con el régimen ordenado inicialmente.
  2. - Se disminuye si se logra control completo durante al menos tres meses.

Tratamiento escalonado del Asma *

El manejo debe ser guiado siempre por el médico

Evaluación

Con el fin de reafirmar los conceptos anteriores, conteste las

¿Cómo está controlada su Asma?

Esta prueba permite evaluar la calidad del control de su enfermedad.

Prueba de Control de Asma (ACT®) 

Pulse aquí para descargar Prueba de Control de Asma

ADVERTENCIA: 
Estas notas pretenden sólo dar información general sobre el problema y su manejo. No reemplazan las recomendaciones del médico. Ante cualquier duda, consulte a su médico especialista.

Enlaces recomendados: 
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/asthma.html 
http://www.nhlbi.nih.gov/health-spanish/health-topics/temas/asthma   
http://www.ginasthma.org/Guidelines/guidelines-gu%c3%ada-de-bolsillo-para-el-tratamiento-y-la-prevenci%c3%b3n-del-asma.html